En el marco del escándalo que se produjo en una hamburguesería de las calles 4 y 53, trascendió que la inspectora Verónica Bustos pidió ser particular damnificada en la causa penal por lesiones que se inició tras el hecho ocurrido en la madrugada del pasado domingo 13 de febrero.

Todo comenzó luego de que los dueños de Otilia fueran denunciados por una agresión a la agente municipal, quien asistió al local tras recibir quejas por ruidos molestos. Una vez allí, se desató una serie de empujones y ella terminó con cortes en su cara.

Ahora, representada por su abogado, presentó la solicitud para formar parte de la causa y de está manera deberá resolver el Juzgado de Garantías que interviene en la investigación que lleva adelante la UFI 1.