A poco de haber comenzado el mes de marzo se agudizan los problemas en materia de transporte y es que los choferes de micros de La Plata todavía no alcanzaron un acuerdo con los representantes del empresariado del sector y no descartan la posibilidad de impulsar medidas de fuerza en los próximos días. Los trabajadores iban a reunirse en febrero para intentar llegar acordar un aumento de los salarios, pero el encuentro quedó trunco.

Según explicaron referentes del sector, se pretende un aumento de $15.000 por lo trabajado durante enero y febrero, a cuenta de un incremento fijo y general. La audiencia pedida por los representantes gremiales de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) y prevista para este jueves se pasó para el próximo miércoles y hasta el momento no hay novedades sobre las negociaciones que empiezan a levantar temperatura.

En ese marco, los conductores no descartan «tomar medidas de fuerza», como un paro, si al 15 de marzo las reuniones paritarias no hubieran avanzado.

La UTA local pretende llegar a un acuerdo con los dueños de las empresas que nuclean a las distintas líneas de colectivos la semana próxima, pero si eso no ocurre, a mediados de marzo definirán nuevos pasos a seguir en reclamo del aumento salarial.