Dos delincuentes, de 25 y 37 años, dedicados a robar elementos de valor del interior de automóviles estacionados ayudados por un inhibidor de alarmas y cierres centralizados, fueron detenidos este lunes en City Bell, luego de un operativo realizado por efectivos de la policía.

Los ladrones fueron arrestados por personal de la Comisaría 10 que sorprendieron a los maleantes cuando estaban por cometer uno de sus robos.

En su poder secuestraron un vehículo marca VW Golf color champagne en el que se desplazaban y un inhibidor marca Gadnic barredor de frecuencias de alta tecnología.

«Teníamos conocimiento sobre una banda criminal dedicada al robo de vehículos y, gracias al trabajo de inteligencia, sabíamos que actuaban en pareja», explicó un funcionario policial a cargo de la pesquisa y aclaró: «uno iba a pie para sustraer los elemento de valor de los rodados y el otro lo espera con el auto en marcha para huir rápido del lugar».

Según se indicó, los oficiales se encontraban en la búsqueda de estos delincuentes (acusados de varios robos en los últimos meses) cuando vienron a dos sujetos, uno de ellos a pie y el otro a bordo del auto, en actitud sospechosa en calle 473 bis entre 14 A y 14 B de City Bell.

Al ver la presencia policial, el que estaba subido al coche aceleró a toda velocidad, iniciándose una persecución por distintas calles hasta la calle 503 y 15 de Gonnet, donde finalmente es aprehendido.

En tanto, su cómplice, el que actuaba a pie, fue aprehendido en calle Diagonal 3 y 473 bis.

«Los detenidos están acusados de varios robos en la región bajo la misma modalidad. El último, lo habían cometido el 3 de febrero pasado», dijo una fuente policial.

Los ladrones fueron trasladados a la comisaría y puestos a disposición de la justicia.