La Policía investiga por estas horas una extraña muerte ocurrida en la vecina ciudad de Ensenada, donde el cuerpo de un hombre fue encontrado sin vida y en avanzado estado de descomposición. Si bien parece un suicidio, algunas inconsistencias hicieron que las autoridades no descarten otras hipótesis.

Voceros oficiales indicaron que todo comenzó antes de Navidad, cuando una mujer se fue de la casa en la que vivía con su pareja luego de una discusión y decidió terminar la relación. Tras esto, el martes fue a hacer la denuncia por violencia de género, asegurando que recibió malos tratos por parte del hombre.

A todo esto, nada se sabía del susodicho, el cual no respondía los llamados. Sin embargo, todo cambió ayer, cuando su cadáver fue encontrado en una vivienda de la zona de Liniers y Haramboure. Fue un vecino el que dio aviso al 911, ya que dijo que había un fuerte olor nauseabundo proveniente de los fondos de la vivienda.

Hasta allí se dirigió un patrullero, donde se encontró con una postal macabra: colgado de la rama de un árbol un sujeto de sexo masculino sin vida, en estado de descomposición. El fallecido posteriormente fue identificado como César Gustavo Pérez, de 44 años y domiciliado en el lugar.

A pesar de que todo sugería un suicidio, un detalle hace levantar las sospechas de los investigadores: tenía sus manos atadas detrás de la espalda al parecer con un cinturón o cinta. “Esto último no se pudo precisar por el estado de hinchazón del cuerpo y a fin de no alterar el escenario”, detalló una fuente.

Inmediatamente se procedió a preservar el lugar y solicitar la presencia de personal de Policía Científica. Asimismo, se observaron colgadas frente a un monitor de PC tres cartas de Pérez despidiéndose de sus familiares culpándose por su decisión. “No se observan signos de violencia prima facie en la vivienda, no pudiendo certificar la misma situación sobre el cuerpo debido a su estado”, agregó un pesquisa.

“No lo tomamos como suicidio y se va a investigar”, dijo de forma determinante la fuente consultada. Lo cierto es que en el caso ahora tomó intervención el Gabinete de Homicidios de la DDI y la Unidad Funcional de Instrucción nº 5, caratulándose el hecho como “averiguación de causales de muerte”.