El icónico bar cerró sus puertas luego de una larga trayectoria en la histórica esquina de 8 y 57. En ese marco, sus dueños rematan muebles, vaijilla y todo tipo de artículos para generar algunos ingresos antes de decir adiós.

En medio de la crisis económica desatada por la cuarentena, los dueños del histórico restobar Almendra decidieron ponerle fin a la historia del local de la ya mítica esquina de 8 y 57 y cerraron sus persianas de manera definitiva. Ahora, y con el objetivo de generar ingresos económicos, decidieron rematar el mobiliario y las pocas cosas que quedan del bar.

Con más de tres décadas en la noche platense, el restobar construyó una reconocida trayectoria en la ciudad y miles de personas han visitado su salón y pedido algún trago en sus barras. Finalmente, y a pesar de su vasta historia, la profunda crisis económica que atraviesa el país obligó a sus propietarios a cerrar.

La sorpresiva decisión se conoció en las últimas horas, cuando algunos vecinos descubrieron una publicación compartida en el grupo de Facebook Vendo Todo La Plata, en la que una de las propietarias ofrecía artículos del bar y compartía imágenes de todo lo que está a la venta. Mesas, sillas, aires acondicionados, freidores y espejos, se listan en el mensaje, entre otros objetos.

Un buen grupo de personas, mientras tanto, se mostraron interesados y realizaron consultas sobre precios, características y métodos de envío. Otros, por su parte, se entristecieron con la noticia de su cierre.

Los comercios de la región están atravesando un momento complicado desde que comenzó a propagarse el virus en todo el país. Además de los costos de alquiler, los empresarios del sector tienen que afrontar los gastos fijos mensuales sin generar ingresos