No son buenas las últimas novedades médicas de Eduardo “Tata” Muñoz (66), el parrillero que fue atacado a palazos por un hombre de 35 años en Berisso, en el marco de una discusión. Fuentes oficiales indicaron ayer que perdió ambos ojos (había perdido uno durante la pelea) y que continúa internado en estado muy grave, con respiración asistida y hundimiento de cráneo.

Voceros del hospital Larraín donde se encuentra alojado señalaron que presenta “fractura de uno de los huesos de base y fractura del macizo facial. Está intubado, ventilado y medicado”. A su vez, desde la Secretaría de Seguridad de la vecina ciudad relataron que la víctima “perdió ambos ojos” a raíz de la agresión y confirmaron que su estado sigue siendo “muy grave”.

El damnificado, que tiene una parrilla en Orden entre Progreso y 25 de mayo, es muy querido en Berisso y todavía nadie entiende por qué fue golpeado por el agresor, que se encuentra detenido. En las últimas horas su familia rompió el silencio y la sobrina señaló que “al primer palazo, el Tata cae y ahí (el victimario) le empieza a pegar a matar. Estaba como poseído con la pala en la mano. Se iba y volvía para seguir pegándole, a matarlo”.

“Le colgaba el ojo y le seguía pegando, lo quería matar”, explicó otro de sus sobrinos, y culminó: “Lo rompió por completo”.

Los allegados del trabajador temen que el responsable recupere la libertad “por falta de pruebas”, como expusieron, y tanto ellos como los vecinos exigieron que continúe preso. “No sabemos qué va a pasar pero nosotros no vamos a dejar de movernos hasta que se haga Justicia”, aseveraron.

En tanto, los familiares contaron que cuando le preguntaron por qué le pegaba, el salvaje respondió: “No sé, pintó así”.

Heridas

Portavoces policiales le aseveraron a Trama Urbana que, aunque se desconocen todavía los motivos de la gresca, mientras intentaba defenderse Muñoz también llegó a lastimar al atacante. “Tiene algunos cortes en su cuerpo, pero menores”, indicó un jefe de la fuerza.