Fernando Sabag Montiel, alias “Tedi”, el joven de 35 años que fue detenido luego de que intentara asesinar a Cristina Kirchner, tenía 100 balas en su domicilio de la zona de San Martín, según informaron fuentes de la investigación a Infobae.

Las balas fueron encontradas en el marco de un allanamiento al monoambiente que alquilaba Sabag Montiel en la calle Uriburu al 700, ordenado por la jueza María Eugenia Capuchetti a la Unidad de Investigación Antiterrorista de la PFA.

Los proyectiles, de 9 milímetros, estaban en dos cajas de 50 balas cada una. También se descubrió que no tenía licencia para portar armas, la credencial de legítimo usuario.

Ayer por la noche, la PFA ingresó al viejo domicilio de Sabag Montiel en Villa del Parque, sobre la calle Terrada, donde vivía con sus padres años atrás y que hoy alquilaba a inquilinos. Faltaba saber su dirección actual.

El dato de su domicilio de San Martín fue aportado por un vecino suyo, que lo delató a la Policía Bonaerense al reconocerlo en las imágenes del hecho.

El hombre le reportó el dato a personal de la Comisaría 8° de la Bonaerense. Aseguró que nunca había tenido problemas con Sabag Montiel y que sabía que el acusado de matar a la vicepresidenta era -según su testimonio- propietario de tres taxis que trabajaban en Capital Federal. Incluso, el vecino aportó el número de teléfono del acusado.

Hoy, “Tedi” espera su turno para enfrentar a la Justicia federal en una celda de la dependencia de la calle Cavia de la PFA. La Bersa .380 que gatilló en la cara de la vicepresidenta, en manos de la PFA también, será peritada. Se determinó en un primer momento que tenía cinco balas. Determinar también de manera científica su aptitud para el disparo será clave en la acusación.